Hidrogenesse en el Centro Histórico del DF

noviembre 23, 2009
En:
Comentarios: Una respuesta

En el calendario Santa Cecilia y en la terraza del Centro Cultural de España los Hidrogenesse, que vienen del aeropuerto y beben café con César Forniés, Ángel y yo. Hablamos sobre Hello Cuca, los conciertos de Monterrey y Tijuana, Carlos Berlanga y más. Nos enteramos de que la marca del producto de belleza Hidrogenesse la tiene registrada, coincidentemente, el papá de Guille Milkyway. Llega Hugo, de Robota, y le presta un vocóder a Genís. Mientras ellos prueban el sonido, Ángel y yo nos preparamos para poner música. Buen resultado, a la gente parecen gustarle las canciones que suenan (excepto una de Miguel Bosé que cortamos sin piedad). Al final “Échale Nesquik” y ellos arrancan con “1987″. ¡Alucinante el timbre el de la guitarrita eléctrica! “Todo era difícil y de repente todo es tan fácil.” El público aún no entra en confianza, creo. Demasiadas cámaras por encima de las cabezas. Las piernas de Genís súper bien y Carlos bailando simpático. “Nunca nos había tocado un escenario tan pequeño.” Y quejas sobre el sonido. Pero el sonido normal, medio estridente como debe ser. Me gusta el dramatismo que tienen en directo “Así Se Baila El Siglo XX” y “Vuelve Conmigo A Italia”. En “Eres PC, Eres Mac” Carlos cambia la letra: “Soy Penélope Cruz, soy Matthew McConaughey”. La gente mucho más frenética ahora, sobre todo después de que Genís estrena el vocóder en “El Poder De Mis Tejanos”. Esa máquina tiene una fuerza especial. “En Tijuana un vendedor nos llamó Manolo y Venancio.” El público ríe genuinamente. Por fin conectados. Alguien le grita guapo a Genís, en catalán. Estrenan una canción sobre parejas que duran mucho, que me fascina. Y “A-68″ la tocan con guitarra porque el vocóder falla. Potente a morir. “Tenemos toda la noche.” Luego “Fuig Llop Fuig Llop Fuig”. Y al final todos vueltos locos con “Disfraz De Tigre” y “No Hay Nada Más Triste”. Cierran. Pero vuelven sin haberse ido en realidad. Le dedican “Vamos A Casarnos” a Mark y acaban con “Estafa”. Saliendo del camerino Genís expresa su preocupación por el sonido tan malo. Pero todos contentísimos. Y yo llego a mi casa feliz y hasta sueño con Carlos cantando “El Árbol”. Fotos a partir de aquí. Un video acá y otro acullá.